Ciudades y Pueblos por el Comercio Justo

Presentación Campaña Global

La campaña internacional “Fair Trade Towns – Ciudades por el Comercio Justo”

En el año 2000, la ciudad inglesa de Garstang se autoproclamó “Primera Ciudad por el Comercio Justo”. A partir de ese año, las organizaciones de comercio justo en el mundo han promovido una campaña internacional cuyo objetivo principal es involucrar a las autoridades locales (ayuntamientos y alcaldías), pero también las provinciales y departamentales, en el apoyo directo al movimiento por un comercio justo y solidario.

proyecto-ciudades-comercio-justo

Al momento de lanzar esta campaña en el continente (año 2015), existen más de 1600 ciudades por el comercio justo en todo el mundo, pero principalmente en Europa y Norteamérica. En América Latina y el Caribe solamente dos: San Isidro del General (cantón Pérez Zeledón, Costa Rica) y Poços de Caldas (Brasil).

Los cinco criterios de la campaña a nivel internacional son:

  1. Las autoridades locales aprueban una resolución favorable al Comercio Justo y apoyan el uso de productos de Comercio Justo (como por ejemplo en reuniones, oficina y cafeterías).
  2. Una gama de productos de Comercio Justo están disponibles localmente (los objetivos varían en los diferentes países).
  3. Escuelas, lugares de trabajo, y organizaciones sociales apoyan el Comercio Justo y usan productos de Comercio Justo siempre que sea posible.
  4. La cobertura mediática y los eventos aumentan el conocimiento y la comprensión sobre el Comercio Justo en la comunidad.
  5. Un grupo de trabajo local con representación de diferentes sectores esté formado y coordinen las acciones para la consecución de los criterios en el tiempo.

En América Latina y el Caribe

La campaña “Ciudades y Pueblos Latinoamericanos por el Comercio Justo”

Desde América Latina y el Caribe, las dos redes continentales de productores de comercio justo (CLAC, Coordinadora Latinoamericana y del Caribe de Pequeños Productores y Trabajadores de Comercio Justo, y WFTO-LA, la Oficina Regional para Latinoamérica de la Organización Mundial del Comercio Justo) lanzan la campaña “Ciudades y Pueblos Latinoamericanos por el Comercio Justo” para llevar a cabo el necesario trabajo de incidencia y sensibilización, tanto con las instituciones públicas como con las organizaciones de la sociedad civil, para apoyar desde las ciudades la filosofía, los principios y las prácticas del comercio justo y construir otra economía posible y necesaria.

Las ciudades son, naturalmente, el espacio de interlocución ideal entre los ciudadanos y las autoridades. Cuando los ciudadanos, también en su rol de consumidores responsables, desarrollan una labor de incidencia activa, los resultados son bien visibles.

Es por estos motivos que CLAC y WFTO-LA lanzan esta campaña continental (en apoyo a la internacional) y presentan a sus organizaciones miembros, así como a las autoridades locales de la región, los movimientos sociales y las organizaciones de la sociedad civil, una posible guía de adaptación de los cincos criterios a la realidad latinoamericana.

proyecto-ciudades-comercio-justo

Adaptación de los criterios

El enfoque de la campaña a nivel latinoamericano

La necesidad de adaptación de los criterios de la campaña internacional a la realidad de nuestro continente, surge principalmente por dos razones:

En América Latina hay muchas experiencias de comercio justo, no siempre bajo los esquemas propuestos por nuestras dos redes u otros esquemas de certificación. En este sentido, la campaña es abierta a todas las experiencias de organizaciones democráticas de la economía solidaria de nuestro continente que practican y fomentan el comercio justo y solidario bajo diferentes enfoques (local, nacional o internacional).

en América Latina se hace necesario pensar también en la situación particular de los pueblos rurales, donde hay muchas organizaciones de productores de comercio justo y solidario pero no hay presencia de muchas organizaciones sociales o de consumidores responsables como en las ciudades. La campaña, hasta el momento, se ha difundido principalmente en el “Norte Global” pero con un enfoque Norte-Sur, sin participación directa de los productores.

Para el desarrollo de la campaña en América Latina y el Caribe consideramos que es indispensable la construcción conjunta de la estrategia local entre productores de comercio justo, organizaciones de la sociedad civil y autoridades locales. Al faltar uno de estos tres pilares, la campaña perdería su sentido de construcción de un movimiento “desde abajo”; especialmente en el Sur donde hay amplia presencia de productores de comercio justo y solidario

Los productores (agricultores y artesanos) con el apoyo de sus organizaciones de comercio justo deben ser considerados como verdaderos actores de desarrollo y no como simples beneficiarios de programas asistenciales o políticas “desde arriba”. En este sentido, las dos redes continentales fomentan un enfoque de construcción conjunta entre los tres actores (productores de comercio justo, organizaciones de la sociedad civil y autoridades locales), en el cual las autoridades locales reconocen el rol de los productores y con ellos construyen la estrategia local, y la sociedad civil organizada reconoce la importancia de fomentar relaciones comerciales justas y solidarias y un consumo responsable y comprometido con las comunidades menos favorecidas.